El Peronismo y la Política Argentina

Este trabajo se centra en lo que son los dos primeros mandatos de Juan Domingo Perón en la presidencia de Argentina (1946-1955), pero para comprender de una mejor manera los diversos procesos producidos durante estos gobierno es necesario revisar el ¿Por qué Perón llega a la presidencia?, el cómo se desarrolla su gobierno y las consecuencias inmediatas de su gobierno en la política de Argentina

PERÓN Y LA REVOLUCIÓN DE 1943

El 4 de junio de 1943 el ejército argentino derroca al Presidente Ramón Castillo a través de un golpe de estado. Los militares argentinos que realizaron el golpe estaban divididos entre liberales y nacionalistas, en esa época se estaba realizando la segunda guerra mundial, por lo mismo se creía que los liberales iban a realizar un acuerdo con Estados Unidos y a romper relaciones con el eje, mientras que los nacionalistas querían mantener la neutralidad del conflicto a través de la resistencia a forzar un acuerdo con Estados Unidos para apoyar la creación de una industria nacional de armamentos (Bethel, 1990).

Dentro de los nacionalistas existía una organización de militares llamada Grupo de Oficiales Unidos (GOU) o también llamada Grupo Obra de Unificación que finalmente fue quien gobernó durante este periodo. Este grupo era contrario al comunismo y de toda ideología y doctrina extranjera, debido a esto el GOU interpelaba al ejército para lograr la unidad y así hacer frente a estos grupos.

Perón pertenecía al GOU del cual fue fundador cuando era teniente coronel del ejército, su carrera política comenzó en el gobierno del General Pedro Ramírez del cual se hizo cargo de revisar la política social del gobierno y de entablar relación con los gremios y sindicatos, posteriormente se hizo cargo del Departamento Nacional de Trabajo. Al renunciar Ramírez a su cargo, Farrell quien era el vicepresidente renuncia a su cargo de ministro de Guerra, que fue tomado provisionalmente por Perón y luego este quedaría de forma permanente.

Durante el gobierno de Edelmiro Farrell, Perón tuvo mayor protagonismo debido a su posición de ministro, en cual se reunió con los oficiales del ejército que le dieron su apoyo frente a algunos oficiales del GOU que estaban en contra de Perón y que no aprobaban su llegada al ministerio de Guerra, posición contraria más visible en el ministro del Interior el General Perlinger. Perón obtiene el apoyo de los oficiales del ejército, con esta base se reúne con el ministro de marina quien viendo el apoyo del Ejército también decide apoyar a Perón; frente a esta posición el General Farrell temiendo su futuro en el cargo decide sacar al General Perlinger del cargo de ministro del interior, este se lo da a Perón y se convierte en Vicepresidente de la República.

El discurso de Perón fue considerado por Estados Unidos como totalitario (específicamente nazi), pero más que su discurso, lo que más preocupaba a EEUU era la nueva posición de poder que había adquirido Perón siendo la figura más importante del régimen y su principal ideólogo, dejando al General Farrell sólo como una figura decorativa del gobierno (Bethel, 1990). Esta nueva posición dejaba a Perón con un fuerte apoyo de las fuerzas armadas y de los trabajadores, que se acentúa con la creación del mejoramiento de las condiciones de los obreros y de los oficiales de las fuerzas armadas. Por el otro lado Perón contaba con la oposición de los radicales y del Departamento de Estado de EEUU, que impuso un bloqueo a Argentina.

Los radicales para presentarse a las elecciones y tratar de vencer a Perón formaron la Unión Democrática junto al resto de la oposición (socialistas, comunistas y el partido democrático nacional), pero no contaban con el apoyo de las clases obreras (que apoyaban a Perón). Mientras que Perón obtuvo el apoyo de la Iglesia Católica al prometer la mantención de la enseñanza de las clases religiosas en las escuelas.

El Depto. de Estado de EEUU a días de las elecciones publicó un libro azul, que acusaba al régimen de querer crear un estado nazi-fascista y de estar coludido con el eje, donde altos oficiales poseían contacto con el régimen nazi-alemán, entre ellos el General Perón. Esto hizo aflorar el nacionalismo y volcar el apoyo a Perón, que finalmente le dio la victoria con un 52% de los votos contra un 42% de Tamborini, su contrincante.

LOS GOBIERNOS DE PERON

Perón ganó las elecciones con el apoyo de la Unión Cívica Radical Junta Renovadora (que reunía a los radicales que apoyaban a Perón), el Partido Laborista (organizado por los sindicalistas) y por el Partido Independiente (conservadores que apoyaban a Perón). De la fusión de estos tres partidos surge el Partido Peronista que tenía como principal motivo congregar a todos los que apoyaban a Perón y que venían de diversos sectores de la política Argentina, de esa manera se reduciría la posibilidad de desintegración de la coalición peronista y se podría gobernar con mayor eficacia y unidad.

El Partido Peronista fue un partido que dentro de su organización, en sus primeros años, se vivía una anarquía y era el mismo Perón quien era el que tomaba las decisiones importantes del partido, como disposiciones ideológicas, la designación de los candidatos y la resolución de los conflictos.

Durante su periodo Perón también logro dirigir la Central General del Trabajo (CGT), luego de lograr la dimisión de su secretario general y ex presidente del partido laborista Luis Gray y sus colaboradores, quedando sólo figuras de segundo orden dentro de la CGT, quedando esta institución sumida bajo el estado.

Otra de las obras importantes de Perón y que constituye otro de sus pilares junto a los políticos y los trabajadores fueron las fuerzas armadas. Perón en todo momento trato de mantener la neutralidad de las instituciones castrenses aumentado la inversión estatal y realizando una modernización.

En materia económica impulso la industrialización del país y profundizó la política de sustitución de importaciones, también impulso la agricultura, especialmente la siembra de trigo. Debido a la inexistencia de deuda externa Perón decidió invertir las divisas en la ampliación del aparato estatal a través de la nacionalización de los servicios públicos y la inversión en bienestar social. También se nacionalizó el sistema financiero, ya que existía un gran ingreso de divisas producto de los altos precios de los productos argentinos en el mercado internacional de posguerra.

En las relaciones internacionales Perón envió al Congreso el Acta de Chapultepec que permitía el reingreso de Argentina a la comunidad interamericana, también se restableció las relaciones con EEUU y la Unión Soviética, y finalmente Argentina firma el tratado de seguridad del hemisferio. Estas conductas provocaron que EEUU levantara el embargo de armas a Argentina, pero aun se mantenía el bloqueo comercial que EEUU había impuesto en 1992.

Perón tomó el control de los medios de comunicación, especialmente de aquellos medios que estuvieron siempre en la oposición del régimen de Perón, esto junto con las intervenciones a las universidades, limitaron los derechos civiles de la población.

Eva Duarte realizaba un papel mayor que sólo una primera dama, su misión dentro del régimen era la de vigilar constantemente el clima social, ya que su origen era la de una familia de clase media baja y que había llegado a Buenos Aires a la edad de quince años, por lo cual era el reflejo de los pobres del país, en parte por haber vivido esa realidad. Eva Duarte también trabajaba junto a los trabajadores enseñando la disciplina que debían tener los sindicalistas y dando recompensas y castigos de acuerdo a la conducta de estos. También creó una fundación que creó una red de servicios sociales y hospitalarios.

Perón realizando una modificación a la constitución le permitió ir a la reelección. La elección fue ganada con casi el doble de los votos que la suma de los votos de sus dos contrincantes (Balbín y Frondizzi) y obtuvo tres cuartos de los diputados. Esta base le permitió comenzar un nuevo periodo que denomino “Justicialismo”.

El justicialismo era “una filosofía de vida, sencilla, práctica, popular y fundamentalmente cristiana y humanística que tenía como supremo objetivo garantizar la felicidad del pueblo y la grandeza de la Nación por medio de la Justicia Social, la Independencia Económica y la Soberanía política, armonizando los valores espirituales y los derechos del individuo con los derechos de la sociedad” (Bethel, 1990).

Durante este periodo el corporativismo se intensifico agregando a la interdependencia del estado la Confederación General Económica (CGE) sector que reunía a los empresarios, la Confederación General de Profesionales, la Confederación General Universitaria y la Unión de Estudiantes Secundarios.

Pero el descontento hacia Perón iría en aumento progresivo desde los diversos sectores, especialmente de aquellos que habían sido los pilares de su gobierno: las fuerzas armadas, los trabajadores y la Iglesia.

Los militares no veían con buenos ojos una nueva reelección de Perón, aun más si Eva Duarte sería su compañera como Vicepresidenta, esto junto a ex oficiales retirados por Perón provocaría varios intentos de golpes de estados fallidos

Los trabajadores se resintieron debido a las nuevas condiciones impuestas por el gobierno como el estancamiento de los sueldos, producto del cambio de los precios y las condiciones excepcionales que había contado la economía Argentina y que provocaría una crisis económica.

La Iglesia Católica quitó su apoyo a Perón en el momento en que el General envía al Congreso una ley de divorcio, la eliminación de las subvenciones estatales para las escuelas privadas, la legalización de la prostitución y la supresión de la enseñanza religiosa. Todos estos descontentos provocarían diversos hechos de violencia entre los partidarios y los detractores de Perón, que terminaría con la renuncia y exilió de Juan Domingo Perón.

CONSECUENCIAS DE LOS GOBIERNOS DE PERON

Posterior al gobierno de Perón la Unión Cívica Radical se dividió entre la Unión Cívica Radical intransigente y la Unión Cívica Radical del Pueblo, esta última quería prescribir el peronismo y la primera prefería no prescribirlo, al contrario preferían una opción de integración de los sectores peronistas. (Cavarozzi, 1997)

LA INFLUENCIA PERONISTA EN LA ACTUALIDAD

En la concepción del Peronismo pudimos ver que este nace con una gran cuota de anarquía en los órganos inferiores del Estado y del partido peronista, pero con una gran presencia del autoritarismo por parte del Presidente. Esta situación se ha replicado, por diversos motivos, en desestabilización de los gobiernos e ingobernabilidad, teniendo una gran cantidad de gobiernos autoritarios y gobiernos democráticos que no han podido terminar su periodo para el cual fueron electos; desde la primera presidencia de Perón han existido sólo dos presidentes (elegidos en democracia) que han terminado su periodo presidencial que son los dos mandatos de Carlos Menem y la presidencia de Néstor Kirchner, ambos pertenecientes al Partido Justicialista.

Como segunda consecuencia que podemos ver dentro de la política Argentina es el sistema de partidos, donde el justicialismo posee (actualmente) la mayoría en las cámaras del congreso, seguido en cantidad de senadores y diputados por el radicalismo, concentrando entre estos dos la gran mayoría de los escaños. Desde la recuperación de la democracia en 1983 han pasado por el cargo de Presidente un total de nueve mandatarios, dos provienen del radicalismo y siete del justicialismo. También es importante mencionar que otros partidos de diversa importancia dentro de la política Argentina también poseen una herencia del periodo Peronista, del Partido Justicialista o de la Unión Cívica Radical, como son el Partido Intransigente (UCRI), el Frente Justicia, Unión y Libertad (Peronista-Derecha), Coalición Cívica (UCR), Nueva Dirigencia (Peronismo-socialcristiano), etc. Es decir la contienda política sigue siendo entre los radicales y los peronistas, y en estos dos partidos teniendo integrantes de amplios sectores políticos, especialmente dentro del justicialismo (peronismo) que nunca tuvo una definición ideológica desde su concepción, solamente son los seguidores de Perón. Por lo mismo Menem y Kirchner siendo los dos del Justicialismo representan ideas distintas.

Otro fenómeno interesante de la actual política argentina es lo que se ha llamado el Kirchnerismo que ha logrado concentrar bajo el Frente para la Victoria a diversos partidos políticos de Argentina que tienen como figura principal a Néstor Kirchner (actual presidente del Partido Justicialista) y a su esposa Cristina Fernández (actual Presidenta de la República) teniendo como base muchas de las ideas expuestas alguna vez por Perón: como es el rechazo a la intromisión de EEUU, específicamente rechazando la opción de realizar TLCs y rechazando el ALCA, la opción por el desarrollo económico a través de la industrialización, el rechazo del neoliberalismo y políticas de natalidad y sexualidad rechazadas por la Iglesia católica.

El kirchnerismo ha sido criticado por la oposición como fascista y como comunista, al igual como fue catalogado Perón en su tiempo por promover ideas similares, siendo comparado con el gobierno de este y con el gobierno de Rosas. La oposición al gobierno se ha denominado Antikirchnerismo y ya se habla de un postkirchnerismo, en un caso hipotético de renuncia de Fernández o una salida del justicialismo de la presidencia, como la generación del 80 que sucedió al gobierno de Rosas y de la Revolución Libertadora que sucedió al gobierno de Perón.

Independiente de que si los procesos son similares la concepción de estos son distintos, ya que el kirchnerismo no ocupo a las fuerzas armadas como uno de los pilares, debido a la violación de los derechos humanos de estos durante la década de los 70 y 80.

Otro de los aspectos presentes dentro de la sociedad Argentina es el nacionalismo y el rechazo de la intromisión de las potencias extranjeras en la política o economía del país, debido al refuerzo de este con la experiencia bélica de las Malvinas y del refuerzo por la opción del Mercosur y de optar por los países latinoamericanos.

Por último otro aspecto fundamental es la organización sindical y de los órganos civiles en Argentina que poseen una amplia participación por parte de la población, efecto directo del corporativismo aplicado por Juan Domingo Perón durante sus gobiernos el cual propiciaba la participación de los diversos sectores en los órganos sindicales y gremiales.

Bibliografía

Bethel, L. (1990). Historia de America Latina. Barcelona: Critica.

Cavarozzi, M. (1997). Autoritarismo y Democracia (1955-1996). Buenos Aires: Ariel.

|

Comentarios

hola. me gusto mucho la informacion. me gustaria demaciado que me manden alguna informacion sobre el pro. me interesa saber mucho de estas cosas. gracias. 

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar